Estella-Lizarra

A mitad de camino entre Pamplona y Logroño, en una zona de contacto entre la Montaña y la Ribera, se encuentra Estella-Lizarra, ciudad monumental nacida al calor del Camino de Santiago.

En el siglo XV se la conocía como “Estella la bella” y en la actualidad sigue haciendo honor a este adagio: es ciudad románica que atesora palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y hermosos edificios que le han valido el sobrenombre de “la Toledo del norte”.

La ciudad, de 13.000 habitantes, le sorprenderá por su animada actividad comercial y su mercado de los jueves, el gusto por la música y el teatro, y una cuidada gastronomía.

En su paseo se cruzará con peregrinos y visitantes ávidos de conocer las viejas calles de francos y judíos, y podrá comprobar que sigue siendo actual la frase que Aymeric Picaud dijo en el siglo XI: “Estella es ciudad de buen pan, excelente vino, mucha carne y pescado y toda clase de felicidad”.

Información obtenida en la página web oficial de Turismo de Navarra.                                           Fotografía cedida por Turismo de Navarra

MÁS: Puente La Reina, Eunate, Monasterio de Iranzu, Monasterio de Leire, Palacio Real de Olite, Sangüesa, Castillo de Javier, Ujué, Monasterio de La Oliva, Roncal, Ochagavía, Valle de Belagua, Selva de Irati, Isaba, Cuevas de Zugarramurdi, Elizondo, Parque Natural Señorío de Bértiz, Colegiata Roncesvalles, Foz de Arbayún, Tudela, Parque Natural Bardenas Reales