«Pamplona, ciudad amable pero cara».

Hace unos días, Diario de Noticias publicaba un artículo (Pamplona, ciudad amable pero cara; Diario de Noticias, 15/02/15) con las conclusiones extraídas de la memoria del Observatorio Turístico del Ayuntamiento correspondiente al año 2014 y los datos arrojados resultan de lo más interesantes. Bien podrían resumirse con el título del artículo, pero nosotros nos hemos querido centrar en lo que nos atañe más directamente: el turismo cultural.

Así, los 1197 turistas encuestados han resaltado no solo la amabilidad de los pamploneses y la seguridad que ofrece la ciudad (ambas calificadas con un destacado 4,6 puntos sobre 5), sino también dos de los aspectos que despuntan por encima de la media: la conservación del entorno y los monumentos y museos. Esto último contrasta con los datos recogidos que demuestran que solo el 7% de los encuestados asegura haber visitado algún museo y tan solo un 3% de los visitantes acude a eventos culturales. Aunque, eso sí, el conjunto amurallado de Pamplona cautiva a más del 70% de los visitantes. En cualquier caso, en conjunto los turistas «dan a los servicios que encuentran en Pamplona una nota de 4,3 sobre 5», cifra algo superior que la de años atrás.

En cambio, puesto que no todos son alabanzas, de Pamplona se critican, sobre todo, sus precios.  «Lo peor valorado son los precios de los hoteles (4,1), (…), restaurantes (4,0) y comercios (3,9)». Y de esta crítica tampoco se salva la oferta cultural y de ocio, pese a haber sido ligeramente mejor valorada respecto al año anterior.

Con todo, y pese a que ha quedado patente en qué tenemos que ponernos las pilas, «las valoraciones generales de los turistas sobre la ciudad son las más altas desde que se realiza esta estadística».

También se ha constatado que cada vez vienen más turistas pero gastan menos, con un descenso del gasto medio diario de 55 a 49 euros en el último año; y claras diferencias entre el turista nacional  el internacional: el primero prefiere visitarnos en agosto, mayo, septiembre y junio (en este orden), mientras que el internacional sigue decantándose mayoritariamente por las fiestas de San Fermín.

Nuestras fiestas siguen siendo uno de los principales reclamos: el 81,2% de los turistas visita los lugares relacionados con los Sanfermines y el 75,9% hace el recorrido del encierro.

Pero Pamplona ofrece además otro gran atractivo: su gastronomía, muy bien valorada por el 70% de los encuestados, un 60% de los cuales confiesan buscar bares de pintxos por encima de las demás propuestas gastronómicas.

En definitiva, como afirma el titular, Pamplona es una ciudad amable, pero cara.

¿Y tú, nos has visitado recientemente? ¿Qué opinas? ¡Cuéntanoslo!

FuentePamplona, ciudad amable pero cara; Diario de Noticias, 15/02/15